“Los colombianos están leyendo más”: directora de la Feria Internacional del Libro de Bogotá

Este año la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) se vivió en el mundo digital. Del 6 al 22 de agosto se habilitó un gran salón virtual con tres salas de programación permanente. Suecia, como país invitado, diseñó un pabellón especial con tres eventos diarios. En la página la web de la feria los usuarios también podrán encontrar el catálogo ‘Colombia Lee’, un archivo con toda la oferta editorial del mercado y con la georeferenciación de la librería más cercana.

Los asistentes ya no caminarán por los pabellones de Corferias, navegarán a través de la pantalla para disfrutar de más de 600 eventos, 400 invitados y catálogos especiales de editoriales independientes, con más de 3.500 títulos o de literatura infantil con unos 7.000 textos, aproximadamente.

Sandra Pulido Urrea, directora de Ferias de la Cámara Colombiana del Libro y de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, detalla las novedades y sorpresas de esta edición de la Filbo.

SEMANA: ¿Cuál es la oferta principal de Filbo Digital 2021?

Sandra Pulido: Colombia constituye el 85 por ciento de la programación. Queríamos hacer una feria mucho más local porque es la forma de apoyar y visibilizar a la industria de todo el país, este es el evento cultural más importante a nivel nacional y buscamos que las personas expresaran el significado de la feria para ellas. Entendemos que la experiencia digital le permite a la gente interactuar mucho más fácil, pero nos hace falta el abrazo y el encuentro. Por eso, la Alcaldía Mayor de Bogotá, como principal aliado de la feria, ha destinado espacios de librerías y bibliotecas para descentralizar el evento. Vamos a aprovechar esta oportunidad para que el público tenga en sus manos la mejor feria. Nosotros pensamos en cómo facilitar que el libro llegue a los usuarios en un país como Colombia, que ha tenido pocas librerías y altos costos en la distribución, por eso, nos gusta hacer el Día de la Ciencia, de la Arquitectura y otras temáticas, para que la gente se acerque al libro independiente de cuál sea el tema o la plataforma.

SEMANA: ¿Los confinamientos por la pandemia motivaron a los colombianos a leer más?

S.P.: No me cabe la menor duda de que en el país se está leyendo cada vez más. Los libros nos permiten un diálogo y un encuentro con uno mismo. En los dos primeros meses de la pandemia en Colombia nadie sabía lo que estaba pasando, había mucha ansiedad y costaba concentrarse en ciertas cosas, pero ahora creo que sí hay una mayor demanda de libros. Considero que el esfuerzo que ha hecho la industria para visibilizar al sector ha funcionado, el año pasado con la Filbo en casa, por ejemplo, llegamos a 2.000 millones de personas versus las 605.000 que visitaron Corferias en 2019. Son experiencias distintas que nos demuestran que podemos aprovechar lo mejor de los dos mundos.

SEMANA: ¿Se ha pensado en llevar a la Filbo a otras regiones de Colombia?

S.P.: Comenzamos con Filbo Ciudad, que lleva cuatro años creciendo gracias a programaciones de eventos en librerías, bibliotecas, parques, colegios, plazas de mercado y universidades. Ahora con Filbo Región queremos extender este diálogo. Varias regiones del país hacen presencia en el evento para mostrar lo que ocurre culturalmente en sus territorios. Está funcionando un espacio virtual de la Alcaldía de Quibdó y la Gobernación del Chocó. También con la Feria del Libro de San Andrés hemos hecho una alianza para conversar sobre la identidad de esta zona de Colombia. Filbo es un lugar de encuentro. Eso lo demuestra el hecho de que hace cinco años éramos seis ferias del libro y ahora somos 16 en todo el país. Por eso, nos interesamos en ver más editoriales, distribuidores y librerías, queremos saber qué está pasando desde los territorios porque la industria ha estado muy concentrada en Bogotá y ahora la idea es salir y transformar culturalmente a nuestro país.

El 85 por ciento de la programación de la Filbo es nacional. De esta forma se busca impulsar la reactivación del sector cultural en el país. – Foto: Guillermo Torres

SEMANA: ¿Qué sorpresas trae Filbo este año?

S.P.: Sacamos adelante la convocatoria de autores autopublicados porque es una de las formas en las que reconocemos las regiones, pues son escritores que se publican solos y este año hicimos un comité con la librería Árbol de Libros de Armenia, Casa Tomada de Bogotá y la librería de la Universidad Nacional que tiene presencia en varios territorios de Colombia. Recibimos alrededor de 35 publicaciones y llegaron autores desde La Guajira hasta profesores de Medellín con doctorado en microbiología o negocios internacionales. Es una parte de la feria muy diversa y al final del evento cada una de estas tres librerías, que venderá los títulos de estos autores en sus estantes, conversará con cada uno de los escritores que escogió.

SEMANA: ¿De qué manera puede la feria recoger las distintas voces que se han alzado por cuenta de la coyuntura política y social actual del país?

S.P.: Hicimos dos cosas. Primero, en una alianza con la Facultad de Educación de la Universidad Javeriana invitamos a los estudiantes para que dirigieran seis mesas con jóvenes de otras universidades. Aquí se hablará de consumo sostenible, feminismo, ser ciudadano sin ser mayor de edad, salud mental y otros temas para escuchar a los jóvenes y conocer sus ideas. Segundo, los rectores de varias universidades hicieron una carta y establecieron una mesa que denominaron Convergencia por Colombia: Diálogos Constructivos desde la Universidad. Allí van a estar Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional, y Brigitte Baptiste, rectora de la Universidad EAN, en conversaciones con estudiantes, maestros y la comunidad universitaria de todo el país que quiera participar.

En esta edición la Filbo tendrá más de 600 eventos virtuales. – Foto: Guillermo Torres

SEMANA: ¿De qué manera puede impactar esta feria la vida cotidiana de los colombianos?

S.P.: Las palabras no me alcanzan para decir lo que significa ver esta feria suceder. Esta Filbo es la mejor manera de construirse, estoy abierta todos los días para seguir construyéndome, rodeada de libros, conversaciones y gente maravillosa. Me siento muy feliz haciendo esto porque la industria está representada por un montón de personas con mucho amor por lo que hacen, no soy solo yo. Veo la feria como una persona que va creciendo y crecer con ella ha sido maravilloso.

 

FUENTE: SEMANA

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjanos un comentario!