Los libros de James Bond serán reeditados sin referencias raciales “ofensivas”

Tras la polémica sobre la edición de los textos de Roald Dahl que estalló la semana pasada, ahora le toca a la reescritura de las novelas de James Bond, de Ian Fleming. La compañía que posee los derechos de los libros, Ian Fleming Publications, encargó una revisión de los textos a una comisión de lectores sensibles y ha decidido volver a sacar las novelas sin alusiones raciales potencialmente ofensivas, según desveló ayer el Sunday Telegraph, con motivo de los 70 años de la aparición del primer libro de la serie, Casino Royale.

Entre los cambios está previsto que desaparezca la palabra “negro” con la que en inglés se designaba a los esclavos de Estados Unidos. Ese término peyorativo comúnmente utilizado entre 1951 y 1966 se ha eliminado casi por completo y se ha sustituido por “persona negra” u “hombre negro”. En otros casos, se han editado las referencias. Además, se introducirá la siguiente advertencia para recordar que las aventuras de 007 fueron escritas en otro momento histórico y cultural: “Este libro fue escrito en una época en la que eran habituales términos y actitudes que los lectores modernos podrían considerar ofensivos. En esta edición se han introducido una serie de actualizaciones, aunque manteniéndose lo más cerca posible del texto original y de la época en la que se ambienta”.

Por ejemplo, en Vive y deja morir (1954), la opinión de Bond de que los africanos que trabajan en el comercio del oro y los diamantes son “unos tipos bastante respetuosos con la ley, excepto cuando han bebido demasiado” se ha cambiado por “unos tipos bastante respetuosos con la ley”. Otra escena del libro, ambientada durante un strip-tease en un club nocturno de Harlem, fue originalmente: “Bond podía oír al público jadear y gruñir como cerdos en el abrevadero. Sentía sus propias manos agarrando el mantel. Tenía la boca seca”. Esto ha sido retocado: “Bond podía sentir la tensión eléctrica en la sala”. Se ha eliminado un segmento del libro en el que se describía el acento de los conversantes como “directamente profundo del sur de Harlem con mucho de Nueva York”.

En varios de los libros, como Operación Trueno (1961), Solo para tus ojos (1960) y Goldfinger (1959) se han suprimido las etnias. Las modificaciones de la edición estadounidense de Vive y deja morir fueron autorizadas por el propio Fleming, quien murió en 1964. Tras la polémica desatada, la editorial Puffin señaló que, además de las versiones alteradas, prevé reeditar al mismo tiempo los libros originales intactos. Ian Fleming Publications dijo a The Telegraph: “Revisamos el texto de los libros originales de Bond y decidimos que lo mejor que podíamos hacer era seguir el ejemplo del autor. Hemos introducido en Vive y deja morir los cambios que él mismo autorizó. Siguiendo su enfoque, hemos examinado los casos de varios términos raciales en los libros y hemos eliminado varias palabras o las hemos sustituido por términos más aceptados hoy en día, pero acordes con la época en que se escribieron los libros”.

Las películas de James Bond son una de las franquicias de mayor éxito de todos los tiempos, con una recaudación conjunta de 7.400 millones de euros. Daniel Craig, el último actor en encarnar al espía británico, se retiró del papel tras la película de 2021 Sin tiempo a morir.

FUENTE: EL PAÍS

La Biblioteca Piloto del Caribe (BPC) es un proyecto de la Corporación Luis Eduardo Nieto Arteta (CLENA)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjanos un comentario!