Vladimir Nabokov reflexiona sobre Superman y su vida sexual con Lois Lane en un poema perdido

Se ha publicado por primera vez un poema perdido escrito por Vladimir Nabokov sobre Superman, en el que el Hombre de Acero imagina una trágica noche de bodas con Lois Lane y anhela ser un hombre mortal. Escrito en junio de 1942 y rechazado por la revista «THE NEW YORKER», «El hombre del lamento del mañana» fue escrito dos años después de que Nabokov emigrara de Rusia a los Estados Unidos, con el autor de Lolita enfocándose en el ícono cultural estadounidense y lanzando uno de los mayores debates en el mundo del cómic: si Clark Kent y Lois Lane podrían tener una relación sexual o no.

En el poema, Clark Kent piensa que si bien él ama a Lois Lane, «el matrimonio sería un asesinato de mi parte», ya que el coito con Lois en la noche de bodas probablemente resultaría en su muerte, así como en la destrucción del hotel donde se hospedarían y «el otro hotel más pequeño de al lado».

«Pero incluso si esa explosión de amor perdonara su frágil cuerpo, ¿qué hijos tendría?» pregunta Nabokov en el poema, publicado por primera vez por el Times Literary Supplement. «¿Qué bebé monstruoso que derribaría al cirujano / se arrastraría hacia la asombrada ciudad?»

Si bien se sabía que existía el poema, «El hombre del lamento del mañana» se creía perdido hasta que el erudito ruso Andrei Babikov lo encontró en el archivo de Edmond Wilson en la Biblioteca de Manuscritos y Libros Raros de Beinecke en la Universidad de Yale.

“’Así que esta es la razón por la que no importa a dónde vuele / con manto rojo, con calzas azules, a través del cielo amarillo / no siento emoción en perseguir a matones y ladrones’ / y Kent, de hombros anchos y sombrío, recupera / su abrigo y pantalones del cubo de la basura / y guarda el manto de Superman”, escribió Nabokov sobre el dolor del Hombre de Acero. «Y cuando ella suspira, en algún lugar de Central Park / donde mi inmensa estatua de bronce se asoma, ‘Oh, Clark … / ¡¿No es maravilloso?!’, miro hacia adelante / y anhelo ser un tipo normal». En TLS, Babikov señala que la escena de ellos caminando por Central Park, así como la exclamación de Lane (incluida su puntuación) fue tomada directamente de la portada de Superman No. 16, lanzado en mayo de 1942.

Superman #16, 1942.

En 1969, el autor de ciencia ficción Larry Niven consideró la relación física de Kent y Lane en el ensayo «Man of Steel, Women of Kleenex» (Hombre de Acero, Mujeres de Kleenex); un cuarto de siglo después, la eterna cuestión se debatió de nuevo, aunque de manera más sofisticada, en una escena de Mallrats de Kevin Smith:

Brodie (Jason Lee) y TS (Jeremy London) discuten las ramificaciones filosóficas de un bebé de Superman.

¿Alguna vez habrá una respuesta? Probablemente no, (de hecho, Superman ya tiene en la continuidad actual a su hijo, Jonathan Kent, con la mismísima Lois) pero es bueno saber que un gran literario del siglo XX fue uno de los primeros en pasar tiempo preguntándose si el súper esperma de Superman sería demasiado para una mujer humana.

FUENTE: ROLLING STONE

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjanos un comentario!