Lecturas para ver o series para leer. Una selección

Ninguna época como el verano para ponerse al día con lecturas o sus adaptaciones a la pequeña pantalla. Son unas cuantas y cada vez más en el bucle retroalimentador que se da entre literatura y cine o televisión. Y en estos tiempos, con circunstancias especiales o sin ellas, esta última gana por goleada técnica y numérica a lo que se está llevando al cine. Esta es mi (breve) selección de 4 series que adaptan obras de autores tan relevantes como los patrios María Dueñas y Fernando J. Muñez y los norteamericanos Harlan Coben y Michael Connelly.

La cocinera de Castamar — Fernando J. Muñez

A Fernando J. Múñez no le pueden ir mejor las cosas. Con su carrera literaria empezada en 2002 en el mundo de la literatura infantil y juvenil, donde tiene una amplia trayectoria, hace dos años  publicó su primera novela para adultos, La cocinera de Castamar, con un éxito tan grande que se ha llevado a la televisión cosechando otro igual. Y este año ha presentado Los diez escalones.

Pero digamos que su adaptación, de 12 capítulos, ha sido más que libre respecto al original literario, algo que suele ocurrir por otra parte. No obstante, la cuidadísima producción televisiva, con un buen y atractivo reparto más el vestuario y la ambientación de lujo, han compensado la balanza entre lectores y espectadores sin esas referencias. Eso sí, hay que dar un toque de atención a la realización por esos filtros sepia a las imágenes. Y lo que sigue siendo asignatura pendiente en nuestros actores digamos más jóvenes: la dicción.

Por lo demás, se puede ver con comodidad, sobre todo los paladares más exquisitos y amantes de las series de época.

  • En Netflix.

La templanza — María Dueñas

A María Dueñas casi no hay obra que no se transforme en serie. Este es otro ejemplo de buen hacer y éxito que repite después de El tiempo entre costuras que le dio la fama. También de lujosa producción de época, sin escatimar gastos en exteriores y sus recreaciones, La templanza reúne un reparto internacional encabezado por los protagonistas, la española Leonor Watling y el colombiano Rafael Novoa, que lucen muy bien en sus papeles, y a los que acompañan secundarios de enjundia también como Emilio Gutiérrez Caba entre otros.

Si hay que ponerle un pero, sobre todo para el espectador poco ducho en la lengua de Shakespeare, puede ser el hecho de que parte de los diálogos son en inglés y hay que andar leyendo subtítulos. Pero es lo de menos. Lo de más es que se trata de una muy buena producción sobre una historia de amores, pasiones e intrigas.

  • En Amazon Prime.

El inocente — Harlan Coben

Harlan Coben, además de ser un prolífico escritor, tiene la suerte de que le adaptan una novela sí y otra también en todos los continentes y lenguas. No hables con extraños, Safe o Bosque adentro, todas en Netflix, son un ejemplo. Ahora nos toca a nosotros con esta serie española de 8 capítulos que protagonizan Mario Casas, Aura Garrido y José Coronado entre otros.

Solo espero que también algún día le adapten su entretenida serie de novelas sobre Myron Bolitar.

  • También en Netflix.

Bosch (7.ª temporada) — La habitación en llamas — Michael Connelly

Remate por todo lo alto a una de las mejores series policíacas que se pueden ver ahora mismo en plataformas. Ya hablé de ella en este artículo. Ahora le ponen punto y final, aunque no del todo, con esta  7.ª temporada que no defrauda a los espectadores y lectores que hemos seguido la serie con devoción. Esta vez adapta parte de la trama del original literario La habitación en llamas, el número 19 de la larga y exitosa saga protagonizada por el serio, eficiente y contundente policía del DPLA Harry Bosch, de nuevo un magnífico Titus Welliver.

Son otros 8 capítulos de 45 minutos que se ven en maratón tranquilamente donde no sobra ni un plano ni una línea de guion. En definitiva, ni un minuto.

  • En Amazon Prime.

 

FUENTE: Actualidad Literatura

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjanos un comentario!