Museo El Prado se inventa un paseo entre las estrellas

Un nuevo recorrido, ideado por la astrofísica Montserrat Villar, une las piezas de la colección cuyo tema es la ciencia y el cosmos. El museo trabaja en trazar otras rutas específicas

 

‘El paso de la laguna Estigia’, de Joachim Patinir.

A lo largo de la historia, los artistas han situado sus narraciones dentro del contexto social y cultural del momento del que hablan en sus relatos. Con las certezas científicas que se iban teniendo en cada momento, los pintores han creado paisajes en los que las estrellas o los movimientos de las aguas tenían un sentido.

Una de las más bellas historias llevada al lienzo es El nacimiento de la Vía Láctea (1636-38) de Pedro Pablo Rubens. Ahí se cuenta que para que Hércules, hijo bastardo de Júpiter, pudiera gozar de la inmortalidad, era necesario que se alimentara de la leche de Juno, esposa de Júpiter. Pero mientras lo hacía, ella despertó sobresaltada y lo arrojó lejos de sí. La leche se desparramó entonces por el cielo, formando la Vía Láctea. En la pintura, el chorro de leche que sale disparado del pecho de la diosa parece dispersarse en multitud de estrellas. La historia que se cuenta sobre la tela resulta fantástica, pero si consideramos que el artista quiso aludir así a la Vía Láctea según la contempló Gaileo Galilei a través del telescopio, el espectador entrará en otra dimensión de la contemplación de la obra de arte.

La Vía Láctea es una de las 20 paradas artísticas por las que transcurre el nuevo recorrido titulado Reflejos del Cosmos en el Museo del Prado ideado por la astrofísica Montserrat Villar. Con obras firmadas por El Bosco, Rubens, Murillo, Zurbarán, Patinir o Tiepolo, ninguno de los cuadros se mueve de su emplazamiento habitual. Ubicadas en 15 salas, cada obra elegida por la científica tiene en su parte delantera una cartela explicativa similar a las que acompañan a cada una de las obras expuestas en la colección permanente.

Esta nueva “ruta científica”, queda trazada hasta el 16 de octubre. Su financiación ha corrido a cargo de la asociación de Amigos Americanos del Prado. El museo trabaja en otros recorridos específicos para enriquecer la visita pero, por el momento, el director prefiere mantener el contenido en secreto.

 

La astrofísica Montserrat Villar es la creadora del recorrido ‘Reflejos del Cosmos en el Museo del Prado’. Posa con ‘El nacimiento de la Vía Láctea’, de Rubens, de fondo. | Otero Herranz, Alberto

Montserrat Villar es doctora en Astrofísica en el CSIC. Su investigación está enfocada en las galaxias activas, aquellas que albergan un agujero negro gigantesco en el centro con signos de actividad frenética. Realizó su tesis doctoral en el Observatorio Europeo Austral (ESO, Garching, Alemania, 1996). Muy entregada a la divulgación científica, entre sus actividades más recientes se encuentra la creación del proyecto Cultura con C de Cosmos.

Familiarizada con el significado de las estrellas, cuenta que desde tiempos remotos, los humanos han querido conocer cada detalle del Universo. “Los artistas”, explica, “han tratado de reflejar los movimientos de la luz en el cielo, o los eclipses. Según los conocimientos científicos de cada época, las nuevas aportaciones se recogían en las obras”.

En su intensa y frecuente aproximación al arte, Montserrat Villar descubrió que la pintura es una de las mejores maneras de transmitir el conocimiento sobre el universo, tanto para el público adulto como para los más jóvenes. La científica ha elegido 20 obras, pero reconoce que podrían haber sido cien. Las piezas elegidas están a su vez divididas en cuatro secciones. La primera sección estudiada es el mito de la tierra plana con El paso de la laguna Estigia (1520-24) de Joachim Patinir. Vienen después secciones dedicadas a las constelaciones que son contempladas con terror; la fascinación por la luna y, finalmente, el arrobamiento ante las estrellas.

FUENTE: EL PAÍS

¿Te ha gustado el artículo? ¡Déjanos un comentario!